lunes, 31 de agosto de 2020

El Cable de Cabarga San Miguel

Los Cables Manzano Cortijuelo Cabarga

El Cable de Cabarga San Miguel

El cable de Cabarga San Miguel fue el último en entrar en funcionamiento, también a principios del siglo XX, y fue el que estuvo en servicio hasta más tarde, pues fue desmantelado en 1968.

En el siguiente esquema se muestran las estaciones del cable, con las distancias y altitudes indicadas por Guardiola y Sierra.


Estación de ángulo

El cable de Cabarga bajaba el barranco de Bolonor por la vertiente derecha, enfrente del cable del Cortijuelo. La estación de ángulo era también de freno.


Restos de las instalaciones de frenado

Estación Intermedia

A esta estación llegaba el ramal de Dulce María. Este ramal no se unía al cable principal, sino que acababa aquí. Las vagonetas se vaciaban en la tolva, y con este mineral se llenaban las del cable principal. En esta tolva también descargaba un plano inclinado proveniente de la mina San Miguel.




Arranque del plano inclinado de San Miguel, desde la rambla de Bolonor



Túnel del plano inclinado bajo la carretera

Estación Menas

La estación Menas está junto al puente de hierro, bajo un túnel en el que descargan dos tolvas. Una se utilizaba para los óxidos de hierro, y otra para los carbonatos.

Al entrar en el túnel, las vagonetas, desacopladas del cable motor, eran empujadas a mano suspendidas del cable carril. Ya en el interior daban un giro de 90° a la derecha para introducirse en un túnel de ida y vuelta, con piqueras a ambos lados, por las que se descargaba el contenido de las tolvas. Tras haber recorrido este túnel de ida y vuelta, giraban otra vez 90° para acoplarse de nuevo al cable motor e incorporarse al recorrido del cable.


La tolva doble, sobre el túnel

Esquema del túnel del cable. En negro, las tolvas, en rojo, los túneles, y en azul el recorrido del cable en su interior

Interior del túnel. A la derecha, los túneles bajo la tolva doble

Túnel de ida y vuelta bajo la tolva doble, con piqueras. Por el de la derecha se descarga el mineral de una tolva, y por el de la izquierda de la otra

Giro de 180° al final del túnel de ida y vuelta

A estas tolvas llegaba el mineral de la mina Menas a través de una vía minera.

Bocamina de la mina Menas

Como ya se indicó al hablar del cable del Cortijuelo, los indicios sobre el terreno parecen indicar que hasta aquí también llegaba el mineral, desde un nivel superior de la mina Perdigona, a través de un corto cable aéreo.

Tolva sobre un nivel alto de Perdigona

Posibles zapatas del cable desde Perdigona, junto a la tolva de Menas

Dulce María

Como ya se ha comentado, el ramal a Dulce María era independiente del cable principal. Su estación de partida se encontraba en la mina del mismo nombre.

Estación de carga de Dulce María (del libro de Guardiola y Sierra). Tras la pared con contrafuertes está la tolva

 
Restos de la pared con contrafuertes

A la derecha, restos del edificio más alto de la foto de Guardiola y Sierra, y al fondo la tolva

Restos de la edificación de abajo de la foto de Guardiola y Sierra, vista desde la de arriba

Aunque bastante deteriorada (y seguramente algo hayan tenido que ver los movimientos de tierra que se hicieron en su día para la repoblación), los restos que aún quedan de la zona de carga del cable permiten apreciar que tuvo la misma configuración que la de la estación de Menas. Tras desacoplarse las vagonetas del cable motor, daban un giro de 90° (en este caso a la izquierda) para introducirse en un túnel de ida y vuelta bajo la tolva. Este túnel tenía piqueras a ambos lados para cargar las vagonetas. Aunque hoy ha perdido casi todo su forjado, en su día debió estar completamente cubierto. Al salir de este túnel de ida y vuelta volvía a hacer un giro de 90° para incorporarse al recorrido del cable.

Zona de carga del cable, con piqueras a ambos lados, y restos de forjado de hormigón en el suelo

Detalle de las piqueras


Final de la tolva, rotonda de media vuelta, la única zona que conserva parte del forjado

En las proximidades de la estación del cable aún pueden observarse restos de otras instalaciones de la mina.

Instalaciones de Dulce María, del libro de Guardiola y Sierra

Restos del edificio de la máquina de vapor, que aparece a la izquierda en la fotografía de Guardiola y Sierra

Restos de la edificación que hay junto a la anterior, sobre el túnel del plano inclinado

En el siguiente plano se muestra la ubicación de los distintos elementos del cable de Cabarga San Miguel:



Atrás

Bibliografía:

Ricardo Guardiola y Alfonso de Sierra. "Hierros de Almería y Granada", tomo II. 1926

José Antonio Gómez y José Vicente Coves. "Trenes Cables y Minas de Almería". Insitituto de Estudios Almerienses. 1996

El Cable del Cortijuelo

Los Cables Manzano Cortijuelo Cabarga

El Cable del Cortijuelo

Este cable, también perteneciente a la compañía Bacares Iron Ore, fue construido poco después que el del Manzano. En principio recogía el mineral de la zona del Cortijuelo, así como de la zona de Las Menas, en la estación de Perdigones. Luego se prolongó desde el Cortijuelo hasta la mina Francia, y desde Perdigones hasta Las Menas, para recoger el mineral que compraban a Mines et Chemins de Fer de Bacares. Este último ramal dejó de funcionar en 1916, cuando Mines et Chemins de Fer pasó a vender el mineral a la compañía Cabarga San Miguel. El resto del cable prestó servicio hasta 1953.

En la imagen se muestran las estaciones de este cable, con las distancias y altitudes recogidas de la obra de Guardiola y Sierra.


Hemos de decir que este cable es el que más enigmas plantea, pues la situación de las estaciones en la zona de Las Menas (Menas y Perdigones) es difícil de interpretar sobre el terreno, como veremos.

Estación de ángulo baja

El cable del cortijuelo bajaba por la vertiente izquierda del barranco de Bolonor (o Líar). Esta estación se encuentra en lo alto de la zona más abrupta del mismo.



Vista desde la estación de ángulo hacia Las Menas. Se ha señalado la situación de las zapatas de un castillete del cable


Estación de Perdigones

Es aquí donde se observan discrepancias entre lo descrito por Guardiola y Sierra y lo que se observa sobre el terreno. 

Tal y como se ve en el esquema, la estación de Perdigones se encuentra entre las dos estaciones de ángulo. Por lo tanto, si trazamos una línea desde cada una, con la alineación con la que el cable sale de ellas, en el punto de encuentro debería estar Perdigones. Sin embargo, esto no es así, y en el punto de encuentro no se aprecia ninguna estructura. No sólo eso; este punto se encuentra a una distancia menor a la indicada por Guardiola y Sierra desde la estación de Serón.

Hay dos estructuras que podrían ser los restos de la estación de Perdigones. Ambas están perfectamente alineadas con la estación de ángulo baja, pero no con la alta, y una de ellas sí está a la distancia indicada por Guardiola y Sierra desde Serón, aunque a una altitud algo más baja.

Por un lado tenemos esta curiosa tolva con tres ojos (uno central más grande, y dos laterales). Curiosamente uno de los ojos da a un túnel que atraviesa la tolva por debajo.



Bóveda del túnel en la superficie deslizante de la tolva

Esta tolva, atendiendo a las mediciones proporcionadas por Guardiola y Sierra, estaría a la distancia precisa indicada por ellos, aunque a una altitud algo menor, y está además perfectamente alineada con la estación de ángulo baja.

A mitad de camino entre la tolva y el punto de encuentro teórico, encontramos una estructura, perfectamente alineada tanto con la tolva como con la estación de ángulo baja, y que posiblemente perteneciera al cable.


El cable, tal y como viene alineado de la estación de ángulo alta (parte inferior de la imagen) y de la baja, con la situación de la tolva y la estructura

Cabe por tanto plantearse la posibilidad de que una de estas dos estructuras (y la más razonable es la tolva de tres ojos) sea la estación de Perdigones, y que ésta se encontrase en un ramal del cable. Aún así, en el punto de encuentro debería haber alguna estructura. Como puede observarse en el plano que aparece al final de este artículo, este punto de encuentro está casi sobre la carretera. Quizás, y sólo quizás, esta estructura desapareciera al construir la carretera, cosa que sucedió casi a la par que el desmantelamiento del cable.

 

¿Perdigona?

Otra curiosidad en este entorno es la de una tolva, situada en un nivel alto de la mina Perdigona, y que, por las estructuras de soporte que hay junto a ella puede deducirse que alimentaba a un cable aéreo. Curiosamente, el cable del Cortijuelo, en su recorrido entre la estación de ángulo alta y Perdigones, pasa perfectamente alineado con ella. 


 

Pero es que, además, a la salida de esta tolva hay zapatas de soportes de cable aéreo en dirección a la tolva de Las Menas, del cable de Cabarga San Miguel. Junto a esta última hay también zapatas perfectamente alineadas con las anteriores y la tolva, y, además, el trazado del cable pasa sobre uno de los puentes del ferrocarril minero que iba de la mina Menas hasta la estación del cable de Cabarga.

 




 Cabe plantearse las siguientes posibilidades:

  • Que la alineación con el cable del Cortijuelo sea una simple casualidad.

  • Que, más probablemente, en algún momento se instalara aquí una nueva estación para sacar el mineral de los niveles altos de la mina Perdigona

  • Y, en cualquier caso, lo que sí parece claro es que cuando la compañía Bacares Iron Ore dejó la explotación, en 1953, Cabarga retomó el laboreo de la mina Perdigona y debió tender un pequeño cable aéreo desde aquí hasta su cable.

Todo esto queda indicado en el mapa que aparece al final de este artículo.

Estación de ángulo alta



Estación Cortijuelo


Estación de San Ignacio



Estación Francia


Rotonda de media vuelta del cable

Situación de las estaciones del cable del Cortijuelo:



Atrás
Siguiente


Bibliografía:

Ricardo Guardiola y Alfonso de Sierra. "Hierros de Almería y Granada", tomo II. 1926

José Antonio Gómez y José Vicente Coves. "Trenes Cables y Minas de Almería". Insitituto de Estudios Almerienses. 1996

El Cable del Manzano

Los Cables Manzano Cortijuelo Cabarga

El Cable del Manzano

Fue este el primer cable en construirse, en los primeros años del siglo XX. Pertenecía a la compañía The Bacares Iron Ore Mines Ltd, y recogía el mineral  de las minas más occidentales.

En la siguiente imagen se pueden observar las estaciones de este cable, con las distancias desde la estación de Serón, así como su altitud, datos que se han sacado del trabajo de Guardiola y Sierra.



Salvo los ramales a Santa Catalina y Menas, que dejaron de funcionar antes de 1920, el resto del cable prestó servicio hasta 1947.

Estación divisoria



Desde esta estación ya se divisa el cargadero de Serón:


Empalme

Aquí el cable se dividía en tres ramales.

Manzano

Situada junto a la mina del mismo nombre, no quedan restos reconocibles de la estación


Buenavista

De aquí partían los ramales a Leones y Santa Catalina. Este último dejó de funcionar antes de 1920.


Leones


Santa Catalina

Este ramal fue uno de los primeros en desaparecer del cable. Ya en los años 1920 había sido desmantelado. No se ha encontrado ningún resto.

Pastora


Menas

Esta estación dejó de utilizarse en 1916, cuando la compañía dejó de comprar mineral a Mines et Chemins de Fer. Según las indicaciones de Guardiola y Sierra, estaría en pleno poblado de las Menas. No se han encontrado restos reconocibles. Sin embargo, los propios Guardiola y Sierra dicen que esta estación fue sustituida por otra, situada en la concesión Perdigona, pero ya lindando con Tachuela, de la que recogía los minerales. De esta estación sí quedan restos.

Es posible que a esta tolva llegase el mineral desde otra situada algo más al sur a través de una vía minera, aunque los abancalamientos realizados para la repoblación habrían hecho que se perdiera su posible rastro, del que sólo quedaría este túnel:



Situación de las estaciones del cable del Manzano:


 

Atrás
Siguiente

 

Bibliografía:

Ricardo Guardiola y Alfonso de Sierra. "Hierros de Almería y Granada", tomo II. 1926

José Antonio Gómez y José Vicente Coves. "Trenes Cables y Minas de Almería". Insitituto de Estudios Almerienses. 1996